03 agosto 2006

Misa para Marcos

Por si algún allegado a la familia de Marcos (o bien alguno de sus amigos) pasa por aquí, quisiera que supieran que el Lunes 14 de Agosto a las 08:30 AM se va a celebrar una misa para él en la Capillita de San Martín de Tours. La dirección es San Martín de Tours 2949 (entre Figueroa Alcorta y Castex), frente al Sanatorio Mater Dei.

Update: El Jueves 14 de Septiembre, a las 08:30 AM, se celebrará una misa para Marcos en el mismo lugar del mes pasado, en la Capilla de San Martín de Tours (San Martín de Tours 2949, frente al Sanatorio Mater Dei).

Update: El Sábado 14 de Octubre, a las 19:30 PM se celebrará una misa para Marcos en el mismo lugar del mes pasado, en la Capilla de San Martín de Tours (San Martín de Tours 2949, frente al Sanatorio Mater Dei).

Update: El Martes 14 de Noviembre, a las 08:30 AM se celebrará una misa para Marcos en el mismo lugar del mes pasado, en la Capilla de San Martín de Tours (San Martín de Tours 2949, frente al Sanatorio Mater Dei).

Update: El Jueves 14 de Diciembre, a las 08:30 AM se celebrará una misa para Marcos en el mismo lugar del mes pasado, en la Capilla de San Martín de Tours (San Martín de Tours 2949, frente al Sanatorio Mater Dei).

Update: El Domingo 14 de Enero, a las 11:00 AM se celebrará una misa para Marcos en el mismo lugar del mes pasado, en la Cripta de la Capilla de San Martín de Tours (San Martín de Tours 2949, frente al Sanatorio Mater Dei).

19 junio 2006

El último reflejo de La Sombra de La Luna.

19 de Junio del 2006

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.
Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He Is Dead.
Put crepe bows round the white necks of public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.
He was my North, my South, my East and West.
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last forever; I was wrong.
The stars are not wanted now: put out every one;
Pack up the moon and dismantle the sun;
Pour away the ocean and sweep up the wood;
For nothing now can ever come to any good.


Siempre dije que La Sombra de la Luna nació por amor y también dejaría de existir por el mismo motivo, porque sin la presencia del hombre que inspiró este lugar, el blog no tendría sentido de ser. La Sombra de la Luna era el espacio que había creado para que Marcos, cuando regresara de sus viajes, de sus tiempos de paz, de sus separaciones obligatorias, me encontrara, se reencontrara conmigo, supiera qué había sido de mi vida lejos suyo pero lo más importante de todo: supiera que nunca lo había olvidado y menos aún, dejado de amar.
Seguramente voy a ser repetitiva hasta el cansancio pero tal vez muchos no sepan de verdad quién es Marcos y ahora necesito contarlo por millonésima vez.
Marcos era un ser especial, angelado, un elegido. Tenía un alma infinitamente noble, buena, generosa, era un hombre sabio, tierno, dulce, apasionado, inteligente, sensible.
Era perceptivo, teníamos la capacidad de comunicarnos a través del tiempo y de la distancia, podíamos saber qué le pasaba al otro aún sin vernos ni hablarnos.
Marcos era pura luz, como sus ojos verdes y cuando se enojaba conmigo por algo (casi siempre detalles menores), le decía que parecía Shrek y gruñia porque no le gustaba pero al final terminaba admitiendo que era "cabroncito", igual que yo.
Marcos había venido a este mundo para cumplir misiones, para ayudar a la gente, para dejar su magia y su sello a cada paso que daba.
Era ordenado, prolijo, esquemático, con convicciones férreas, inquebrantable y un día nuestros caminos se cruzaron porque estaba escrito, porque yo tenía que conocer su alma y él confirmar su frase preferida: "Te tengo vista, Morena", reafirmando que nuestras vidas se habían unido en el pasado y seguirían así para toda la eternidad, aún en otras vidas.
Marcos me enamoró con sus dos primeras frases en un post viejo, allá por Octubre del 2002 y cuando al leerlo mi alma hizo tilín supe que era él, que me había enamorado, que era el hombre al que amaría para toda la vida, que era esa persona que me estaba predestinada.
Por amarlo respeté sus tiempos, sus proyectos, sus decisiones, sus destinos, lo respeté por completo aún cuando tanto respeto atentara contra mis deseos, mi voluntad, mis ganas de salir corriendo a buscarlo para cuidarlo y estar a su lado para lo que me necesitara.
Por amarme renunció a mí para que no sufriera su dolor ni su padecimiento, por amarme me alejaba aunque me necesitara.
Marcos, amor, los dos sabíamos que este momento iba a llegar y lo que nunca te dije era que cuando sucediera lo inevitable, La Sombra de la Luna dejaría de existir.
Cuando ni siquiera sabía cómo te llamabas, cuando recién nos conocimos y eras una sombra para mí y yo decia vivir en la luna, nacía esto que con el tiempo fué nuestro "hogar".
Tomaso y Luz quedaran para siempre como esos hijos de ojos verdes, cabello ensortijado y risa contagiosa que quisimos pero no pudimos tener.
Si alguna vez logro irme a vivir a una cabaña en el Sur será como la habíamos planeado y te prometo por mi vida, por la tuya, por la que no pudimos tener juntos, que voy a tener un tilo con tu nombre y sé que desde donde estés lo vas a ver crecer y vas a sonreír cuando le hable.
Oti T. siempre va a saber que su Pá lo quería mucho y va a cuidarme tanto como le pedías siempre que lo hiciera.
Y yo mi amor, qué puedo decirte ahora que no te haya dicho antes? Perdí la cuenta de la cantidad de veces que te dije que te amaba y siempre me causaba gracia que me preguntaras por qué te amaba, como también me causaba gracia que ante cada uno de tus regresos me preguntaras si te había olvidado.
Cómo olvidarte si no pasaba un solo día en el que no te esperara o pensara en vos? Cómo olvidarte si mi sangre corría por mis venas solamente por saber que existías y te amaba? Cómo olvidarte si los dos, en cada encuentro, nos dábamos vida, tejíamos sueños, nos reíamos y nos sentíamos felices sin importarnos nada más que nosotros mismos? Cómo olvidarte o dejar de amarte si todo mi ser siempre, desde el primer día, me decía que eras el hombre de mi vida?
Se supone que ahora si vamos a estar juntos para siempre pero desde otro lado, desde un lado donde no voy a poder verte, tocarte, leerte, solamente sentirte.
Ahora se cumplió aquello que decías siempre, que mi ángel guardián eras vos "y no ese tal Ulises". Bueno, ahora los dos seres que más amé en esta Tierra están juntos, ahora vos y mi mamá (rara paradoja del destino, hoy se cumplen siete años de su partida) van a poder sentarse a charlar sobre mí, a ayudarme, a cuidarme y a divertirse con lo poco o mucho que logre de aquí en más.
Amor, hasta aquí llega el blog que tu Morena abrió para vos y me gustaría que algún día guiaras a tu mamá y a las conejas hasta acá para que sepan todo el amor que fuiste capaz de despertar en mí.
No voy a darlo de baja, simplemente quedará como un recuerdo, como un testimonio de este amor enorme, gigante, único, como el mejor de los regalos que pude hacerte alguna vez.
Si algún día me animo comenzaré a escribir lo que me pediste, nuestra historia de amor.
Hoy sé que esta historia va a tener otra vida, otra eternidad, otra chance de concretarse.
Te dejo esta canción porque sé que por quererme hiciste cada cosa que cuenta el Nano.
Marcos, tu Morena, tu Niña, tu "andaluza" te va a amar siempre, siempre, para toda la eternmidad.
Nunca voy a cansarme de decir que algo bien debo haber hecho desde que nací para que Dios te pusiera en mi camino, porque haberte tenido en mi vida fué una bendición y esas cosas provienen únicamente de manos de Dios.



Powered by Castpost


PS: Si tu mamá o las conejas llegan hasta acá, quiero que sepan que además del mail de Hotmail que aparece en esta página (alwaysserendipity@hotmail.com), pueden escribirme a dos casillas que había abierto especialmente para Marcos y para mí, cuyas direcciones son serendipity@fibertel.com.ar o a byyourside@gmail.com

16 junio 2006

Buenos Aires, Borges, vos y yo.

El 14 de Junio se cumplieron 20 años de la muerte de Jorge Luis Borges y en un intento "vayaasaberdequé", al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se le ocurrió empapelar los espacios publicitarios del GCBA con afiches citando algunas de sus frases.
Ayer iba en el colectivo hacia el centro y mientras escuchaba una canción, mis ojos se chocaron con la siguiente frase: "Solo una cosa no hay. Es el olvido".
Por un instante, solamente por un instante tratá de imaginar mi mirada siguiendo aquellas palabras a medida que el colectivo avanzaba y se alejaba de ellas.
Por otro instante más tratá de imaginar la cantidad de cosas que mi mente y mi corazón sintieron al recordar cada segundo desde aquel primer mail en Octubre del 2002 hasta hoy.
Como te habrás dado cuenta, todo fué, es y será Everness.

14 junio 2006

Siempre de madrugada

Como mil veces me pasó con vos y los presagios, hoy a las 03:07 am me despertó un dolor en el pecho que no me dejaba respirar. Me senté en el borde de la cama, traté de inhalar y exhalar despacio, de relajarme, de pensar que no era nada pero no hubo caso, fueron casi veinte minutos en los que no lograba sacarme ese dolor de encima.
Si caminaba era peor, si me recostaba en la cama directamente me ahogaba, fué inesperado e inexplicable y así como vino, se fué y supe que algo pasaba, que ese dolor no tenía que ver conmigo.
A veces no sé qué palabras usar para que el Universo entero comprenda de qué forma necesito saber cómo estás. Esta necesidad me desarma los huesos, me traspasa la piel, hay días en los que camino por la calle y en realidad parece que vagara sin rumbo porque mi mente ya no está acá y se niega a regresar si no es con vos.
Busco, pienso, intento conectarme con imágenes que me den paz y te traigan hasta mí de la misma forma y siempre termino enredada en lo mismo, en este silencio abismal que me aturde.
Tu Niña, tu Morena ya no puede gritar más fuerte y te aseguro que quisiera pero el viento se está llevando mis preguntas a cualquier lado.

13 junio 2006

Tiritas

Tengo tiritas desparramadas por toda la casa.
Algunas son de colores y en alguna ocasión formaron parte de una remera que hoy no da para otra cosa que no sea para limpiar los vidrios de mis ventanas.
Otras son tiritas de papel barrilete, resabio de un regalo sorpresa que hice el año pasado y encontré en una bolsa con cinta scotch y una hoja de papel escocés rojo y verde.
Tiritas de varias gomitas para atar el pelo que fueron desarmándose por el uso y tiritas de fotos recortadas para poder colocar en algunos portarretratos que eran más chicos que la foto original.
De una manera u otra sé qué hacer con todas por más que no sirvan para nada en sí mismas.
Lo que hasta ahora no pude descubrir es qué hacer con estas tiritas rojas, frágiles, tibias, húmedas y resbaladizas que se arrinconaron en una esquina de mi habitación y en otra época le dieron vida y forma a mi corazón.

11 junio 2006

Te voy a contar II

Viste que ayer jugamos el primer partido del Mundial? Bueno, fuí a verlo a la casa de Feli, éramos una banda pero mayoría de mujeres, lo que trajo como consecuencia que no pudiéramos expresarnos libremente pero todo solucionable, nada preocupante.
Al terminar el partido cada uno iría hacia otros lugares para hacer sus cosas asi que agarré mi mochilita negra, me enchufé con mi Ipod y caminé las cuatro cuadras que me separaban de la casa de Feli hasta la parada del 41. No había terminado de caminar 50mts cuando levanto la vista y en el cielo veo una luna llena impresionante, plena, blanca, sonriente, magnética y no pude evitar buscar una sola canción y repetirla hasta el infinito: "Escríbeme".
Cuánto se puede tardar en caminar 4 cuadras? tres minutos? Bueno, yo tardé 15 (no se te ocurra llamarme andaluza porque es verdad, eh??!!) porque me paraba en las esquinas, la miraba y cantaba una, dos, tres, veinte veces lo mismo y pensaba que tal vez en ese momento los dos podíamos estar conectándonos a través de ella. Al llegar a Mansilla y Larrea me quedé un rato largo parada mirando la luna, siempre con la misma canción sonando una y otra vez, cantándola como si estuviera sola en la ciudad y creyendo fervientemente en que en algún rincón del mundo estarías para escucharme.
Llegué a casa, me dormí temprano y hoy a las siete menos cuarto me levanté cuando Oti T. reclamaba su salida matutina para recorrer cuánto árbol encuentra en la manzana. Ahora que acabo de escribir esto me parece escuchar tus palabras: "Pero mi Niña, qué le dije yo con esas salidas a esa hora? que Otito espero a que haya luz de día y sino que aprenda a hacer en el balcón, que para UD es peligroso salir sola a esa hora y yo no quiero que le pase nada". Pero bueno, Oti T. hizo todo lo que debía, volvimos a casa, me cambié, me hice un par de trenzas de domingo a la mañana, guardé en el bolsillo del jogging un cartoncito de jugo de naranja, me llevé una botella de agua mineral y una vez más enchufada al Ipod partí hacia los lagos de Palermo.
No sabés qué linda estaba la mañana!! Hacía frío (no encuentro mi bufandita turquesa asi que se me congeló el cuello y la nariz) pero si dejabas de lado ese detalle y te concentrabas en los rayos del sol sobre el lago, en la copa dorada o roja de algunos árboles y en el aroma a pasto húmedo, lo demás era un detalle insignificante.
Mientras caminaba escuchando música pensaba en muchas cosas, sonreí al escuchar decir al Nano en una estrofa de Mi niñez: "Tenía una novia morena, que abrió a la luna mis sentidos" y al ver los bancos al borde del lago bañados de sol tuve una imagen clarita, como las gotas de rocío. De pronto te ví sentado junto a mí, descansando, mirando a través de mis ojos, vos bien abrigadito y yo así, como soy casi siempre, medio despistada, medio olvidadiza pero siempre más preocupada por el otro que por mí, charlando, sabiendo que al regresar nos esperaba una casa y un desayuno compartido, Oti T. dando vueltas por el bosque siempre vigilado por los dos y nosotros hablando en voz baja, formando parte del paisaje, hilando paz, desafiando lo inevitable, siendo felizmente invencibles.


Powered by Castpost

Creaciones Divinas y "Mundiales"

Este blog no sería mío si faltara una selección absolutamente personal y arbitraria de los señores que me parecen absolutamente comestibles dentro de lo que es el fútbol.
Para aquellos hombres que piensan que nosotras solo nos interesamos en los Mundiales por esto, acá tienen material para nutrir su teoría.
Para las mujeres que sabemos de fútbol, acá tenemos otra excusa más para no perdernos partido alguno que se nos cruce por el camino.

owen4 owen2 delpìero

crespo1 ballack2 ballack

Los señores, por orden de aparición son

Foto 1 y 2 de la fila superior: Michael Owen (Inglaterra)
Foto 3 de la fila superior: Alessandro Del Piero (Italia)
Foto 1 de la fila inferior: Hernan Crespo (Argentina)
Foto 2 y 3 de la fila inferior: Michael Ballack (Alemania)

08 junio 2006

My Sassy Girl (Yeopgijeogin geunyeo)

msg1 msg2

La habrás visto? Tal vez no, no lo sé. Voy a copiarte un pequeño párrafo de su síntesis: "La película incluso se acerca al genero de "amor a través del tiempo" (popularizado por películas como "Failan","Il Mare" o "Ditto") cuando los enamorados deciden separarse un tiempo y son reunidos por un giro inesperado de la historia" y voy a citar textualmente la frase de la escena final:
"Así fué como me encontré con ella otra vez. Te parece mucha coincidencia? Es construir un puente de posibilidades para la persona que amas".

Inútil

Anoche, y haciendo un esfuerzo supremo por no cerrar las ojos y rendirme a los brazos de Morfeo, comencé a pensar en aquellas cosas inútiles que existen dentro de mi mundo y descubrí que todas tenían que ver con la posibilidad de olvidarte y dejar de amarte.
Una vez más quedás debidamente notificado, Nene.

07 junio 2006

La costumbre de desacostumbrarnos

Posiblemente sea un mal de la época pero cada día nos acostumbramos más a desacostumbrarnos a ciertas cosas.
Un día por apuro, otro por falta de ganas, otras veces por olvido pero en algún momento dejamos de hacer algo y cuando queremos acordarnos ya nos acostumbramos a la falta de lo que hacíamos antes y recuperar eso que perdimos es un ejercicio que cuesta.
Existen ejemplos tan tontos como el escribir a mano. El uso cotidiano de la PC y el teclado ha desplazado de forma poco piadosa a las cartas o notas manuscritas y al menos en mi caso, cuando quiero escribir algo me cuesta mucho retomar una tarea que hasta hace poco era algo inherente a mi.
De la misma manera nos desacostumbramos a ciertos gestos de afecto y buenas costumbres. A saludar a las personas cuando entramos o salimos de algún lugar, a dejar el lado de la pared a la gente mayor cuando caminamos por la calle, a sostener una puerta abierta si alguien entra o sale al mismo tiempo que nosotros y cosas mucho peores aún como perder la costumbre de abrazar, besar y decirles a nuestros seres queridos lo que sentimos por ellos.
Damos por sobreentendidas tantas cosas que nos ahorramos gestos y palabras que tal vez para la otra persona pueden ser de vital importancia.
Cada vez queremos más calladamente, más en silencio y eso nos envuelve en una especie de telaraña que nos atrapa y termina asfixiándonos.
Existen personas que están tan poco acostumbradas a que les digan que las quieren que cuando escuchan esas palabras se paralizan, no saben qué decir, se les nota la incomodidad hasta en el silencio y esa sensación termina anulando las ganas de demostrar el afecto.
A veces decirle a alguien "Te quiero mucho" no implica recibir como respuesta un "Yo también", se trata simplemente de tender un puente hecho de recuerdos que algún día ambas personas cruzarán juntas o no pero que permanecerá en el tiempo. Se trata de hacerle saber que alguien dispara contra una muralla espontánea de soledad que por momentos puede aparecer en su vida y permite que entre un rayo de luz, por pequeño que sea.
Y lo peor de todo es esa maldita costumbre que tenemos algunos de habernos desacostumbrado a pedir y no me refiero a cosas materiales sino a pequeños gestos de afecto.
Es tan simple decir: "Me regalás un abrazo?" y cuesta tanto que a veces duele, como si el orgullo nos estuviera carcomiendo las entrañas.
Llevo varias semanas intentando recuperar alguna que otra costumbre, tal vez sea porque quiero desacostumbrarme al dolor que causa el vacío en el alma.